El Selfiestick y las fotopalo

El Selfiestick y las fotopalo
El selfistick está de moda, eso es indudable. Pero tan trendy (o más) es hablar del objeto en sí. O te perece genial o lo aborreces. Y yo soy de las que no le gusta.

Me hace pensar que ya nadie pudiera entonar un amable “perdona! ¿Te importa sacarnos una foto?” como si cada vez nos diera más miedo interactuar con extraños y menos miedo el publicar gran cantidad de información de nuestra vida, si la foto es buena. Sin embargo, hay compañeros en la agencia que ven esto como su principal ventaja.
El palo te ahorra tener que pedirle nada a nadie. Vamos, que te permite hacer mejores fotos montándotelo solito.

“El selfiestick es la evolución lógica de nuestra soledad” leía el otro día en un artículo de El País. Estoy de acuerdo. Ya sé que a veces me encanta dramatizar, que solo es un palo y que posiblemente sea de gran utilidad en momentos solitarios – que no de soledad-. Pero me desalienta tener la sospecha de que esto no es solo un palo y que esto va de likes y followers.

Según Amazon su venta se ha disparado en un 400%, Time lo sitúa entre los 25 mejores inventos del 2014 y al parecer ha sido el regalo de estas navidades, entre otras cosas, debido a su bajo coste.

Mi opinión es que ha triunfado porque, como todo buen producto, da respuesta a una necesidad. En este caso, la necesidad de obtener mejores selfies que tu competencia. Todavía nos queda algo de pudor y nos sigue dando vergüenza adoptar ciertas posturas delante de quien nos toma la foto. Y es que no mola nada tener que poner morritos a la cámara si tu amigo o hermana es quien hace la foto. De ahí el palo.

Le comento todo esto a un compañero. Quiero conocer si le chirría tanto como a mí ver a la gente sacándose fotopalos. Me responde con diligencia:

– Al final esto es más sencillo que todo eso, Sofi. El selfistick lo ha petado porque es muy simple y ofrece mucho. No es un caso aislado, y no es la primera vez que un palo es la respuesta. Piensa en la fregona o en el chupachups.
– Es posible- Contesto. ¿Tiene razón? Igual yo soy una fatalista- Apúntatelo para la agencia, tío, que igual algún día lo petamos con un palo, como los de Limón & Nada.

El selfiestick está moda, a mí no me gusta, pero lo que es inmutable es lo fácil que es satisfacer necesidades con un buen palo de por medio ;-).

1 Comment

  1. nico
    4 febrero, 2015

    Puede que también tenga que ver con los falos. UN FALO!

    Reply

Deja tú comentario